(+34) 931 002 565

La guerra oculta de la custodia compartida

Desde la implantación de la custodia compartida, la mayor parte de los casos familiares que tratan guardan relación con esta causa. Una de las dos partes intenta desvirtuar a la otra para inclinar a su favor la sentencia: “Uno de los dos quiere demostrar que el otro no tiene tiempo para sus hijos y los deja con terceras personas o que su expareja se emborracha o se va de fiesta teniendo a los niños a su cargo…
Empresas o compañías de seguros que sospechan de la baja laboral de algún empleado es el otro gran bloque que solicita los servicios de un detective privado. Personas con supuestas lesiones a las que sorprenden yendo al gimnasio o cargando pesadas bolsas de la compra e individuos bajo supuesto tratamiento con ansiolíticos a las que se localiza bebiendo alcohol son situaciones también frecuentes por lo que relatan varios investigadores. “El fraude es altísimo -cuenta el detective de Abainves-, casi todas las sospechas se acaban confirmando como positivas. En mi agencia hemos ganado casi todos los casos pactando antes del juicio porque se les enseña el informe con las pruebas y ven que se les ha descubierto”.

Propuestas indecentes

La línea que separa lo legal de lo ilegal en la investigación privada es muy fina. Los detectives coinciden en que el contratante debe tener un interés legítimo en investigar a la otra persona, pero la definición de legítimo puede provocar dudas. “Una empresa puede pedir el seguimiento de uno de sus trabajadores para obtener datos referentes a su vida laboral pero no personal”, “Tanto particulares como empresas han solicitado alguna vez servicios que no podían solicitar”.

Además, la infidelidad, pese a no ser ya un motivo legal de separación o divorcio, sí se considera un motivo legítimo para investigar a alguien “siempre y cuando se trate de tu pareja, no de la pareja de un conocido”, especifica Gracia.

En cuanto al uso de cámaras ocultas y grabaciones, se considera legal registrar conversaciones siempre y cuando se forme parte de la conversación, al igual que está permitido grabar imágenes en lugares públicos pero no de ámbito privado.

Cyberbullying

El ver que día tras día personas intentan espiar las cuentas de personas cercanas, o que diariamente en las redes sociales se mofan de las personas confundiendo “libertad de expresión” con ofensa gratuita y en muchos casos acosos. Es triste ver como la gente utiliza Twitter o Facebook como si fuera el graderío de un espectáculo bárbaro en el que insultar para conseguir Likes o Retweets. Pero mucho peor es cuando se ataca a una persona en particular de forma grupal haciéndole todo tipo de memés, chistes, montajes fotográficos, etcétera.

Cuando esto se hace a una persona en un círculo reducido, como por ejemplo el ámbito de una clase o una escuela, estamos hablando de Acoso Cibernético y en las mentes de jóvenes puede terminar causando estragos y llegando en algunos momentos al suicidio.

Si estás siendo víctima de Acoso Cibernético en tu escuela, en tu instituto, universidad o trabajo por compañeros, o “amigos”, denúncialo a la comisaría

Guía contra el ciberacoso infantil

Los delitos de ciberacoso constituyen una realidad cada día más evidente y en este sentido parece que las autoridades gubernamentales españolas están moviéndose a través de distintas actuaciones. La última es el lanzamiento de la nueva campaña de concienciación y actuación contra el ciberacoso infantil, puesta en marcha a través del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO).

Presentada por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, esta iniciativa “se enmarca en los planes de la Agenda Digital para España y, en concreto, en el que centra su esfuerzo en fomentar la confianza en el ámbito digital. Este plan señala de forma específica la protección de los menores en la Red, no sólo a través de la realización de campañas de concienciación y formación, sino también, a través de la evaluación de la posibilidad de incorporar contenidos de confianza digital en itinerarios educativos escolares.”
El acceso de los menos a Internet es una cotidianeidad, pero lo más alarmante es que cada vez se conectan a edades más tempranas. En concreto, según un estudio realizado por INTECO y Fundación Orange en España, la edad de inicio es de 10 años en el caso de Internet, 11 en el uso de teléfono móvil y 13 en el de teléfonos inteligentes o smartphones. Además, un 5,1% de los menores es víctima de ciberacoso en España.

A este colectivo precoz en el uso de las nuevas tecnologías se le conoce como “nativos digitales”. Se les llama así por la facilidad y familiaridad con la que se desenvuelven en la Red. Sin embargo, no hay que olvidar que al fin y al cabo siguen siendo menores y por tanto más vulnerables de ser víctimas de determinados delitos como el ciberacoso.
El papel de padres y educadores resulta crucial en la formación de los menores, aunque los expertos aseguran que muchas veces son los propios progenitores quienes desconocen los riesgos a los que están expuestos sus hijos en el uso de las nuevas tecnologías. Formarse y ayudar a los menores a desenvolverse en Internet es crucial para evitar desenlaces no deseados, por eso como parte de esta nueva campaña promovida por el Gobierno, se ha editado la “Guía de actuación ante el ciberacoso”, dirigida tanto a padres como a educadores. Una información que también se puede completar con tres guías S.O.S. monográficas, con consejos rápidos y prácticos.

En este manual se explica qué es el ciberacoso, sus modalidades, cómo actuar y como prevenirlo. Recordamos que el ciberacoso se define como la acción de llevar a cabo “amenazas, hostigamiento, humillación u otro tipo de molestias realizadas por un adulto contra otro adulto por medio de tecnologías telemáticas de comunicación, es decir: Internet, telefonía móvil, correo electrónico, mensajería instantánea, videoconsolas online, etc.” No obstante, cuando en este acto delictivo están implicados menores o adultos y menores, la situación se agrava, de ahí la importancia de formar a su entorno. A partir de aquí se establecen distintas modalidades de delitos por el mal uso de las nuevas tecnologías: ciberbullying (uso y difusión de información lesiva o difamatoria entre menores); grooming (adulto trata de establecer una relación con un menor mediante engaños para ganarse su confianza y lograr algún fin de carácter sexual) ; sexting (envío de fotos o vídeos de contenido erótico utilizando los medios digitales); y sextorsion (chantaje sexual por Internet). Puedes ampliar esta información en DelitosInformaticos.com, donde se habla de delitos en la red contra menores.

 

 

Guía de actuación contra el ciberacoso infantil, editada por OSI http://menores.osi.es/sites/default/files/Guia_lucha_ciberacoso_menores_osi.pdf

 

Divorcios y Separaciones Fraudulentas

La crisis económica que atravesamos ha supuesto un aumento de prácticas fraudulentas de toda índole; entre ellas llama la atención una que se viene detectando en los últimos tiempos, los divorcios simulados o falsos.

El supuesto típico sería el de un empresario, casado en régimen de gananciales, al que no le va bien el negocio y ha contraído deudas, por lo que es previsible la iniciación de embargos.

Como una manera de evitar u obstaculizar el embargo, el empresario deudor toma la decisión de divorciarse de su cónyuge, pese a que en realidad el matrimonio sigue conviviendo y realizando vida en común, cediéndole los bienes susceptibles de embargo y quedándose en el reparto sólo con las acciones de la sociedad.

Esta práctica se ve favorecida por la dificultad de probar que el divorcio es simulado, entre otras cosas porque el procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo es mucho más rápido que cualquier otro procedimiento judicial que pueda finalizar con el embargo de bienes, pese a que el deudor supiera desde antes de tramitar el divorcio que le iban a embargar.

De quedar acreditado el fraude, al empresario deudor se le podría imputar un delito de alzamiento de bienes o insolvencia punible, del que ya hemos hablado en otras ocasiones, y de un delito contra la Administración de Justicia.

Los divorcios falsos, no sólo se llevan a efecto en supuestos en los que se pretende conservar el patrimonio, sino también para conseguir otro tipo de fines como, por extraño que pueda parecer, el que los hijos puedan conseguir plaza en el colegio deseado.

Algunos Juzgados de Familia de diversas Comunidades Autónomas, como la de Andalucía, llegaron a esta conclusión ante el aumento significativo de los procedimientos de divorcio producidos en los meses de marzo, fecha en la que suelen presentar las solicitudes de escolarización.

De hecho, en los Juzgados de Familia de Sevilla, llegaron a aumentar hasta en un 50%, en un solo mes, las peticiones de divorcio o separación de mutuo acuerdo, cuando lo cierto es que las fechas en que tradicionalmente se disparaban las separaciones y divorcios siempre han sido las de octubre, tras las vacaciones de verano y en enero, después de las vacaciones de Navidad.

Algunos Juzgados incluso han detectado que hay parejas que, semanas después de separarse, tras concluir el proceso de escolarización y tras conseguir plaza en el centro escolar elegido, vuelven al Juzgado para solicitar la reconciliación, lo que les permite inscribir de nuevo la unión en el Registro Civil.

Casos extremos que han llevado a distintas Comunidades Autónomas, como la de Cataluña, a endurecer las normas reguladoras del acceso a los colegios.

aEp86_xwxaFCwo6Lbo0h8kVI7r9pY3sAT1pfuDA0MN4