El ver que día tras día personas intentan espiar las cuentas de personas cercanas, o que diariamente en las redes sociales se mofan de las personas confundiendo “libertad de expresión” con ofensa gratuita y en muchos casos acosos. Es triste ver como la gente utiliza Twitter o Facebook como si fuera el graderío de un espectáculo bárbaro en el que insultar para conseguir Likes o Retweets. Pero mucho peor es cuando se ataca a una persona en particular de forma grupal haciéndole todo tipo de memés, chistes, montajes fotográficos, etcétera.

Cuando esto se hace a una persona en un círculo reducido, como por ejemplo el ámbito de una clase o una escuela, estamos hablando de Acoso Cibernético y en las mentes de jóvenes puede terminar causando estragos y llegando en algunos momentos al suicidio.

Si estás siendo víctima de Acoso Cibernético en tu escuela, en tu instituto, universidad o trabajo por compañeros, o “amigos”, denúncialo a la comisaría

Guía contra el ciberacoso infantil

Los delitos de ciberacoso constituyen una realidad cada día más evidente y en este sentido parece que las autoridades gubernamentales españolas están moviéndose a través de distintas actuaciones. La última es el lanzamiento de la nueva campaña de concienciación y actuación contra el ciberacoso infantil, puesta en marcha a través del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO).

Presentada por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, esta iniciativa “se enmarca en los planes de la Agenda Digital para España y, en concreto, en el que centra su esfuerzo en fomentar la confianza en el ámbito digital. Este plan señala de forma específica la protección de los menores en la Red, no sólo a través de la realización de campañas de concienciación y formación, sino también, a través de la evaluación de la posibilidad de incorporar contenidos de confianza digital en itinerarios educativos escolares.”
El acceso de los menos a Internet es una cotidianeidad, pero lo más alarmante es que cada vez se conectan a edades más tempranas. En concreto, según un estudio realizado por INTECO y Fundación Orange en España, la edad de inicio es de 10 años en el caso de Internet, 11 en el uso de teléfono móvil y 13 en el de teléfonos inteligentes o smartphones. Además, un 5,1% de los menores es víctima de ciberacoso en España.

A este colectivo precoz en el uso de las nuevas tecnologías se le conoce como “nativos digitales”. Se les llama así por la facilidad y familiaridad con la que se desenvuelven en la Red. Sin embargo, no hay que olvidar que al fin y al cabo siguen siendo menores y por tanto más vulnerables de ser víctimas de determinados delitos como el ciberacoso.
El papel de padres y educadores resulta crucial en la formación de los menores, aunque los expertos aseguran que muchas veces son los propios progenitores quienes desconocen los riesgos a los que están expuestos sus hijos en el uso de las nuevas tecnologías. Formarse y ayudar a los menores a desenvolverse en Internet es crucial para evitar desenlaces no deseados, por eso como parte de esta nueva campaña promovida por el Gobierno, se ha editado la “Guía de actuación ante el ciberacoso”, dirigida tanto a padres como a educadores. Una información que también se puede completar con tres guías S.O.S. monográficas, con consejos rápidos y prácticos.

En este manual se explica qué es el ciberacoso, sus modalidades, cómo actuar y como prevenirlo. Recordamos que el ciberacoso se define como la acción de llevar a cabo “amenazas, hostigamiento, humillación u otro tipo de molestias realizadas por un adulto contra otro adulto por medio de tecnologías telemáticas de comunicación, es decir: Internet, telefonía móvil, correo electrónico, mensajería instantánea, videoconsolas online, etc.” No obstante, cuando en este acto delictivo están implicados menores o adultos y menores, la situación se agrava, de ahí la importancia de formar a su entorno. A partir de aquí se establecen distintas modalidades de delitos por el mal uso de las nuevas tecnologías: ciberbullying (uso y difusión de información lesiva o difamatoria entre menores); grooming (adulto trata de establecer una relación con un menor mediante engaños para ganarse su confianza y lograr algún fin de carácter sexual) ; sexting (envío de fotos o vídeos de contenido erótico utilizando los medios digitales); y sextorsion (chantaje sexual por Internet). Puedes ampliar esta información en DelitosInformaticos.com, donde se habla de delitos en la red contra menores.

 

 

Guía de actuación contra el ciberacoso infantil, editada por OSI http://menores.osi.es/sites/default/files/Guia_lucha_ciberacoso_menores_osi.pdf