Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), fue advertido por los dirigentes del Valladolid y del Granada de los posibles amaños de Osasuna antes de los partidos. Carlos Suárez y Quique Pina comunicaron a Tebas a través de whatsapp y por vía telefónica que el club navarro iba a primar al Betis para que ganara al Valladolid y se dejara en El Sadar una semana después, y había acordado el empate contra el Espanyol.

Según informa hoy la edición impresa de Diario de Navarra, los dos presidentes le informaron de que el directivo de Osasuna que estaba haciendo las gestiones era Txuma Peralta y que los movimientos económicos partían de la Fundación, según dijo Javier Tebas al juez.

Por este motivo, la LFP encargó a una empresa de investigadores privados, , un seguimiento a cinco personas que consideró sospechosas de arreglo de partidos: Puñal, Peralta (aunque se produjo un error y el seguimiento se realizó al directivo José Manuel Purroy), al exentrenador Javi Gracia, y a los jugadores del Espanyol Sergio García y al bético Jordi Figueras