(+34) 931 002 565

 

Evidentemente ese tipo de aplicaciones, en el caso de funcionar, es totalmente ilegal. Pero WhatsApp Spy (así como otras aplicaciones del ramo) pasan de vulnerar derecho a la intimidad a directamente estafar a quien la utiliza, dado que no funcionan y además hacen que la cuenta bancaria del afectado se vacíe lentamente a base de SMS premium.

Un ingeniero murciano de 23 años realizó esta aplicación en poco tiempo (porque no creo que le costara demasiado, la verdad) prometiendo a sus usuarios poder ver lo que sus amigos comentaban utilizando WhatsApp.

También creó una página web que imitaba la apariencia de la de WhatsApp para mejorar su promoción, contrató publicidad en Facebook, realizó promoción abusiva en esa misma red social y de paso solicitaba a todo aquel que descargaba la aplicación que enviara un SMS premium. Este es el fin de la aplicación: estafar dinero, sin más.

Se estima que once mil personas han caído en el timo que, además, al ser cantidades pequeñas, ha hecho que poca gente denuncie.

El morbo de lo ilegal

No olvidemos el detalle de que, de funcionar las aplicaciones, estaríamos incurriendo en una ilegalidad. ¡Pero no funcionan, como ya nos advirtieron! WhatsApp Spy, todo lo que hacía, era hacer que los que quisieran descargarla enviara un SMS premium.

“Se lo tienen merecido”, pensará más de uno. No olvidemos que espiar conversaciones privadas ajenas es un delito tipificado. Nadie debería siquiera haber descargado esta aplicación, funcionara o no. Con todo, el creador ha sido detenido por estafa. 40000€ se embolsó.

aEp86_xwxaFCwo6Lbo0h8kVI7r9pY3sAT1pfuDA0MN4